Publicación: 2011-05-04 19:14:04 Por: Jorge Castañeda Bermúdez

Enfermedades laborales, la amenaza del siglo XXI

Insomnio, depresiones y estés son algunas de las enfermedades más habituales que se producen por culpa del trabajo y que han sufrido un incremento considerable en los últimos años.

Estrés, una de las enfermedades laborales más común

Estrés, una de las enfermedades laborales más común

El burn out se podría traducir como 'quemarse en el trabajo'. Es un tipo específico de estrés laboral cuyos síntomas a los que suele ir asociado son: agotamiento físico y psíquico, bajo rendimiento laboral, pérdida de interés por los compañeros de trabajo y, en ocasiones, consumo de alcohol y tranquilizantes.

Suele afectar a los profesionales de la salud y a los educadores. Se trata de profesiones en las que la voluntad y el esfuerzo son muy intensos, acumulando una excesiva tensión que pueden afectar negativamente el rendimiento y la calidad del servicio profesional.

El 'mobbing', o la persecución, agravio o presión psicológica a un trabajador, aumenta peligrosamente en la sociedad

Gripe del 'oficinista'

Una enfermedad laboral sufrida, principalmente, por las personas que son adictas al trabajo es la denominada 'gripe del oficinista'. Se manifiesta con fuertes dolores de cabeza, irritabilidad, sensación de cansancio permanente y posibles pérdidas de memoria.

'Mobbing': crecimiento preocupante

El 'mobbing' o síndrome de acoso es otra de las patologías relacionadas con el trabajo más típicas. Los síntomas comienzan en personas que se sienten excesivamente presionadas por sus superiores. Es decir, el sujeto es sometido a persecución, agravio o presión psicológica por uno o varios miembros del grupo al que pertenece.

Dada su creciente presencia en el mundo laboral, esta enfermedad está empezando a ser descrita en diversas instituciones, (escuelas, fuerzas armadas o en centros penitenciarios) y a ser considerada una enfermedad profesional.

El 'mobbing', básicamente puede darse en tres grupos profesionales: personas brillantes y muy competentes en su trabajo, individuos con deficiencias emocionales-afectivas y personas activas y eficaces que pretenden imponer su criterio por encima de todo.

Falta de adaptación a las nuevas tecnologías

Una patología que surge como resultado de los cambios incorporados en el mercado por las nuevas tecnologías, a las que, muchas veces, es difícil adaptarse es el tecnoestrés.

Se asocia con ansiedades, depresiones, inseguridades o sentimientos de incompetencia que desarrollan los trabajadores sometidos a mucha presión por parte de sus jefes.

El miedo al fracaso y a la pérdida del bienestar económico están produciendo un alto nivel de estrés entre los trabajadores, enfermedad ya se encuentra reconocida en algunos estados de la Europa Comunitaria.

En definitiva, al margen de las enfermedades originadas por el riesgo que implican en sí mismas algunas profesiones (médicos, operadores de maquinaria, conductores, etc.), ahora hay que sumar las enfermedades laborales producidas por desequilibrios psíquicos y anímicos.

te podría interesar

Llega app que mide ¿Qué tan feliz eres en tu relación?
Dieta del gusano para bajar de peso
Nombres raros pero bonitos para bebés
Señales de que no le gustas a un hombre

vídeos relacionados

Lea Michele

0 comentarios