Publicación: 2011-08-17 10:23:47 Por: Alejandra Rodas  Fuente: Redacción starMedia

Valor de las mujeres vírgenes

Aprende a cómo reconocer a las mujeres vírgenes por sus ojos, labios y caminar. Además, descubre el valor de las mujeres vírgenes y las que no lo son.

Dicen las malas lenguas que se puede reconocer a las mujeres vírgenes por sus ojos, labios y caminar.

Las mujeres vírgenes no son fáciles de encontrar, por lo mismo, su valor es tremendamente alto. Muchos tienen la idea (no convicción) de llegar castos (en el caso de los hombres) o vírgenes (en el caso de las mujeres) al matrimonio pero conforme la sociedad cambia, estos ideales también.

Según dicen, para saber cuando las mujeres son vírgenes, basta con observarles los ojos, los labios y la manera de caminar. Se supone que la boca de las mujeres vírgenes tiende a empequeñecerse y que sus pupilas denotan su pureza al ser brillante y pequeña.

Dicen que las mujeres vírgenes caminan de forma menuda y recogida y que aunque sus pasos sean largos, sus piernas jamás están muy abiertas. Claro que si caminan abiertas no significa que deplano ya hayan tenido sexo porque hay miles de razones (como pie plano) que podrían ser la causa.

Las mujeres vírgenes deben cuidar y guardar ese valor que tienen: su pureza e inocencia. El entregarse es un acto de amor que las mujeres deben evaluar antes de su primera vez.

Y si eres una mujer que ya hizo el amor (tener sexo es simplemente tener relaciones sexuales, el amor no interfiere tanto), no quiere decir que no tengas el mismo valor que las mujeres vírgenes sino que se le suma una responsabilidad: demostrarlo a pesar de las circunstancias. Por ello, antes de tener tu primera relación sexual, debes evaluar bien para saber si estás preparada para tu primera vez.

te podría interesar

Las mujeres deseadas con más de 50 años llamadas
El Salvador promueve oferta de empleo a mujeres
El semen podría causar la muerte a mujeres
Ver senos aumenta la vida en cinco años

vídeos relacionados

Demi Lovato

5 comentarios

  • ¿Cómo te atreves a preguntar mi nombre? Siervo de los Siervos de Dios Comentado el 13/08/2013

    Aunque fuera uno solo el hombre obstinado, sería un milagro que quedara impune, porque en Señor Jesucristo está la misericordia, pero también la ira, es tan fuerte para el perdón como pródigo para la ira. Tan grande como su misericordia es su reprobación: él juzga a cada uno según sus obras.

  • ¿Cómo te atreves a preguntar mi nombre? Siervo de los Siervos de Dios Comentado el 13/08/2013

    Morir en pecado mortal sin estar arrepentido, ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de El para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios. y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra "infierno".

  • ¿Cómo te atreves a preguntar mi nombre? Siervo de los Siervos de Dios Comentado el 13/08/2013

    Esto es para el invitado. Jesús habla con frecuencia de la "gehenna" y del "fuego que nunca se apaga" (cf. Mt 5,22.29; 13,42.50; Mc 9,43-48) reservado a los que, hasta el fin de su vida rehusan creer y convertirse , y donde se puede perder a la vez el alma y el cuerpo (cf. Mt 10, 28). Jesús anuncia en términos graves que "enviará a sus ángeles que recogerán a todos los autores de iniquidad..., y los arrojarán al horno ardiendo" (Mt 13, 41-42), y que pronunciará la condenación:" ¡Alejaos de Mí malditos al fuego eterno!" (Mt 25, 41).

  • ¿Cómo te atreves a preguntar mi nombre? Siervo de los Siervos de Dios Comentado el 13/08/2013

    La enseñanza de la Iglesia afirma la existencia del infierno y su eternidad. Las almas de los que mueren en estado de pecado mortal descienden a los infiernos inmediatamente después de la muerte y allí sufren las penas del infierno, "el fuego eterno". La pena principal del infierno consiste en la separación eterna de Dios en quien únicamente puede tener el hombre la vida y la felicidad para las que ha sido creado y a las que aspira.

  • ¿Cómo te atreves a preguntar mi nombre? Siervo de los Siervos de Dios Comentado el 13/08/2013

    Las afirmaciones de la Escritura y las enseñanzas de la Iglesia a propósito del infierno son un llamamiento a la responsabilidad con la que el hombre debe usar de su libertad en relación con su destino eterno. Constituyen al mismo tiempo un llamamiento apremiante a la conversión: "Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella; mas ¡qué estrecha la puerta y qué angosto el camino que lleva a la Vida!; y pocos son los que la encuentran" (Mt 7, 13-14).