Publicación: 2012-02-16 08:16:29 Por: Alejandra Rodas  Fuente: Redacción starMedia

¿Cómo hacer queso?

Hacer queso es fácil, conoce los pasos para hacerlo y para darle sabor y aroma. Aprende el proceso de fabricación del queso en casa.

Queso casero

Es fundamental que la leche provenga de una ganadería con control sanitario para hacer queso delicioso, saludable y desinfectado.

En el proceso de elaboración del queso se usa leche recién ordeñada y sin ningún tratamiento, la que se conoce como leche cruda. Al no sufrir procesos térmicos, los microorganismos buenos no han sido eliminados y el sabor del queso casero será mejor y más intenso.

La leche para hacer queso debe estar caliente, de preferencia, recién ordeñada. Se le agrega un cultivo de bacterias lácticas, fermentos y mohos que se puede comprar en la farmacia. Su objetivo es hacer que la leche crezca y aportar aroma y sabor al queso.

Luego de los fermentos, se añade el cuajo (también disponible en la farmacia). Es entonces cuando la leche empieza a transformarse en queso. El proceso de elaboración del queso es posible gracias a la caseína, la proteína más importante de la leche.

Hay dos formas de hacer queso: con calor y a temperatura ambiente. En la primera, la preparación anterior debe ser cuajada a 30 o 32 °C. Otra forma de coagulación consiste en dejarla a temperatura ambiente para que la acidez de la leche vaya subiendo y adquiriendo un aspecto de leche cortada. Así se hace el queso asturiano.

Después de aproximadamente 45 minutos, habrá terminado la coagulación y la masa cuajada debe ser cortada para conseguir granos pequeños o grandes. El tamaño depende del suero del queso que se quiera, pues estos actúan a modo de esponja.

Otra fase en el proceso de elaboración consiste en dar forma y tamaño al queso. Para ello se llenan las empleitas (moldes para hacer queso) y se someten a presión si se desea. Luego se le echa sal gruesa en ambos lados y se deja reposar por 12 horas para terminar la fase de salado.

La maduración del queso es el último paso, simplemente se deja a temperatura ambiente en un ambiente fresco. La curación es importante para que el queso adquiera sabor y aroma y no haya peligro con los posibles gérmenes.

Aunque el queso casero se hace con leche cruda, se puede consumir sin ningún problema siempre y cuando tenga más de 60 días de curación o una maduración inferior.

te podría interesar

Seguirá en cuatro pesos el precio del litro de leche Liconsa
Sustitutos de leche de vaca
Alimentos que cortan la leche materna o le dan un mal sabor
Mitos de la lactancia

vídeos relacionados

Kim Kardashian

0 comentarios